lunes, 30 de diciembre de 2013


Yo soy un gamer. Y no es cosa de ahora, ni de hace 6 años. Soy y he sido un gamer toda la vida. Recuerdo perfectamente cómo empezó mi afición por los videojuegos. Yo debía tener 6 años, 7 a lo sumo, y una prima mía tenía una de aquellas videoconsolas que solo permitían jugar al juego que tuvieran en la memoria, en aquel caso el Tetris. Por Dios, como quise una de esas maquinitas. La deseaba tan fuertemente como sólo los niños desean algo. Y, sin embargo, nunca tuve una.

Pedí para reyes durante un par de años una videoconsola, pues cualquiera me valía, hasta que mis padres me dieron el capricho. Una copia de la por aquellos tiempos típica Nintendo. Yo no sabía aún nada de la rivalidad entre la Nintendo y la MegaDrive, pero me importaba un rábano. Aquella pseudo-Nintendo era la mejor de todas. Tenía en la memoria cientos de juegos míticos como el “Circus”, el Super Mario, y el Battle Tank. Y a esos hay que sumarle algunos cartuchos nuevos (podías usar los de la Nintendo) que poco a poco fui adquiriendo: Los Cazafantasmas, Super Mario vs Donkey Kong… ¡qué maravilla!




Recuerdo largas tardes jugando con los amigos al Battle Tank o al Super Mario. El que perdía una vida le daba su mando a otro: era lo que conocíamos como un rey de la pista. Si eras muy bueno, jugabas más que los demás, pero de niños aquel sistema nos parecía óptimo. Pasaba los días deseando que llegara la hora de la videoconsola. Las cosas eran así, te dejaban jugar una hora si habías hecho los deberes y te habías portado bien; más tiempo no que te atrofia el cerebro. Entonces nos íbamos a casa de otro amigo cuyos padres no supieran que habíamos estado antes en mi casa, y jugábamos otra hora al ordenador o a lo que fuera. 

Y de pronto llegó la adolescencia y todo cambió.


La super Nintendo, que lujazo


La adolescencia trajo consigo un cambio en muchos de mis amigos. Supongo que vino de la mano de las mismas hormonas que te explicaban como ligar con una chica. Así que ambas cosas pasaron por delante de mí sin que yo me diera ni cuenta. No me interesaban las chicas en absoluto (según mi tío sólo las quería cerca para tirarlas piedras), y seguía deseando que llegara ese ratito en el que pudiera engancharme a la videoconsola. Ahora una maravillosa Super Nintendo ocupaba mis pensamientos. La obtuve como recompensa por no suspender ninguna asignatura a los 12 años, creo. Y poco me importaba a mí que me hubieran regalado una consola que estaba a punto de quedarse obsoleta con la salida de la Play Station al mercado, o con la ya disponible Dreamcast. Mi máquina era perfecta.

Jugué mucho al Sim City (¡¡juegazo, juegazo!!), al Super Mario World, al Dragon Ball SuperButoden (best DB game ever!!), y al Rey León. La diferencia era que ya no siempre tenía con quien compartir el segundo mando de mi videoconsola. Frases lacerantes como “los videojuegos son para los niños” o “yo no estoy con los amigos para ignorarles enganchándome a una máquina” servían para ridiculizarme cuando yo proponía delante de mis amigos ir a jugar un rato a la videoconsola.



Comenzó para mí una época oscura en la que incluso un listillo llegó a apodarme como “viciecus consolitis toeldiak”. Apodo que rápidamente pasó de moda por su longitud y dificultad, así como porque como lo decían púberes intentando imitar el latín sonaban tan imbéciles que pronto decidieron dejar de usarlo. Finalmente decidieron simplemente llamarme viciado. Tiene gracia pensar que concretamente el que me llamó viciado por primera vez empezase a fumar a los 13 años y ahora sea adicto a mojar cristal y disolver cocaína en ingentes cantidades de alcohol. Ironías de la vida, por lo visto era yo el de los vicios.

Era una época en la que empecé a esconder mi gusto por las videoconsolas y los cómics. No ya por ser más sociable, sino para evitar tener que lidiar con tonterías de niños idiotas. La cosa funcionaba así: pese a mi escaso interés yo conocía gente nueva, chicas nuevas. Y te preguntaban, “¿cuáles son tus hobbies?” Y en vez de decir “leer y jugar con la videoconsola”, si querías acercarte mínimamente a su falda como poco debías responder algo así como “me gusta salir, ir al cine con los amigos y hacer deporte”. De lo contrario te ridiculizaban llamándote ‘friky’. 

Para empeorar las cosas, en aquella época conocí el Final Fantasy VII y el Final Fantasy VIII. Por Dios, ¡qué maravillosas obras de arte! Con diferencia los dos juegos (para ordenador) a los que más horas he dedicado. Madre mía, que juegazos. A veces prefería salir más tarde que el resto para poder avanzar un poco más en mis emocionantes partidas. 

Así que me adapté a los tiempos: seguí jugando con un par de amigos fieles a las maquinitas, pero de puertas para afuera nunca reconocía mi afición. Incluso la negaba por lo bajini, si me preguntaban. “Juego a veces, pero sólo un rato cuando me aburro mucho”.  Y no es que me importase un bledo lo que fueran a pensar de mí, era simplemente por evitar discusiones con niños idiotas que ahora tenían 15 o 16 años. La sociedad, mis padres, y todo mi entorno en general me habían convencido de que por lo visto, mis gustos eran infantiles y tenía que ir olvidándome de ellos. 


El cambio comienza


Pasé toda mi adolescencia luchando porque mi secreto no viera la luz, y ahorrando para comprarme una Play Station que yo tenía muy claro ya nadie me iba a regalar. Y para cuando hube ahorrado lo suficiente, la Play estaba obsoleta y debí ahorrar aún más para comprarme una Play2. Creo que fueron 220 euros la play2 y el Final Fantasy X. Todo un logro para un chaval de 17 años con una paga de 10 euros semanales. 

Pero durante esa época, algo comenzó a cambiar. De pronto un día, alguien propuso un plan nuevo. “¿Y si vamos a jugar un par de horas al ciber?” “¿Un ciber? ¿Qué demonios es eso?” “Es un sitio que han abierto en el barrio, lleno de ordenadores con los juegos más modernos. Pagas un poco, y te dejan estar un par de horas jugando Online”. ¿Sería un sueño? ¡Alguien de mi grupo estaba proponiendo ir a jugar todos a videojuegos de manera que parecía algo moderno y molón! 

Y empezó entonces la época en la que más frustrado me he sentido en mi vida. Todos aquellos cabrones que me habían hecho ocultar mi afición a los videojuegos, de pronto tenían mucho más dinero que yo para gastar en los cibers. ¡Y como resultado eran mejores que yo al Counter Strike y sus personajes del Diabo II tenían más nivel! Cerdos. 

Total, que de una manera misteriosa, desde entonces los videojuegos se han vuelto algo popular y guay. O sea, que yo fui durante años el viciado, el friky, el rarito de los videojuegos del que había que inventarse estúpidas bromas, era el gamer. Y de pronto todo el mundo se gastaba dinerales que yo no podía permitirme en Playstation3 u otras potentes videoconsolas. Y después, la gente empezó a vestir camisetas de videojuegos antiguos como Sonic, a llevar detallitos como pegatinas de PS3, y fotos de gente que en su vida había jugado un videojuego, ahora inundaban internet en las más sugerentes poses que hacían pensar “me encantan los videojuegos, toda mi vida ha sido así”. 



Y yo tengo que soportarlo. Porque podréis pensar “¿Pues ahora estarás contento, no? Ahora está muy bien vista tu afición”. Pues no, y no me sale de las narices estarlo, falsos, ¡qué sois unos falsos! ¡Hipócritas! Yo, que he visto la evolución desde el Mario Bros (No Super Mario Bros, ojito al dato) hasta el Super Mario Kart 7, yo que tenía el Final Fantasy 7 para ordenador y para Play Station, yo que he atesorado horas con mis personajes preferidos, ahora no soy exclusivo. Ahora que llega mi momento de gloria, resulta que tengo que conformarme con ser un cualquiera. Una chica que no ha jugado más que a los juegos del Facebook y al Candy Crush se hace una foto en tanga con un mando de cualquier videoconsola y a ojos de todo el mundo es ya más gamer que yo. Un cani que no sabe que es el Doom o el Quake, ahora es el más experto en shooters. Un fulano es un héroe por pasarse el Príncipe de Persia, y ni siquiera sabe que ya hubo una versión de diskette para 386 hace la tira de años. A todos ellos yo les digo: ¡No os merecéis disfrutar de una afición que durante más de 10 años habéis criticado y tachado de nociva!



Ya tenéis vuestras discotecas, vuestras fiestas y vuestras historias, ¿por qué tenéis que venir a mi terreno a estropearlo todo ahora? Y os preguntaréis “¿Estropearlo?” ¡Pues sí! Desde que los juegos tienen el volumen de venta que tienen desde hace 5 años, desde que todo el mundo que no ha sabido lo que es un buen juego en toda su vida  ahora va y se cree un experto, los títulos que salen hoy en día no son ni la mitad de buenos de lo que tenía que ser un juego para triunfar en los 90. 

Antes un juego tenía que tener una historia fabulosa, unos personajes con los que conectaras, y una jugabilidad limitada por la tecnología del momento pero sorprendente. Unos gráficos que a veces no te permitían distinguir las cosas bien, pero que debían resultar atractivos. Y todo ello envuelto por una banda sonora que armonizara y se te metiera en la cabeza. Ahora mezclan una historia lamentable sin apenas argumento y una música nada trabajada con unos personajes toscos con los que no se puede empatizar, pero eso sí, con unos gráficos estupendos de última generación, y te sacan un juego que vende 5 millones de copias y que resulta ser una obra de arte. ¡Por la falta de criterio de los gamers de nueva generación yo tengo que jugar a juegos que aunque vendan miles de copias son una basura! ¡Por su torpeza las compañías han dejado de sacar obras de calidad para dedicarse a juegos vendibles a una masa ingente de personas que pagan 70 euros por un juego que se terminan en 6 horas! ¡Ya hace más de 10 años desde que sacaron el último Final Fantasy por el que mereció la pena obsesionarse!

 Y todo esto por no hablar de los micro pagos. Antes te comprabas un videojuego, que te costaba tus buenos ahorros, y tenías todo el videojuego. Algunas partes casi imposibles de desbloquear, vale, pero lo tenías todo enterito. Ahora te pasas el videojuego, y resulta que mediante cómodos micro pagos puedes adquirir niveles extra, aspectos diferentes para los protagonistas, etc. ¡Una maravilla esto de la evolución de los videojuegos, si señor!

viernes, 27 de diciembre de 2013


He sido desafiado por la superheroína Speedygirl a completar un fastuoso cuestionario, un premio por seguir en blogger desde hace unos 800 millones de años.

Aquí las normas:

1. Nombrar, agradecer y seguir al blog que te nominó.
2. Responder a las once preguntas que te han planteado.
3. Nominar a 11 blogs con menos de 100 seguidores y dárselo a conocer.
4. Plantear 11 nuevas preguntas.

Y aquí mis respuestas.

1.-¿Recuerdas quién te metió en esto de los blogs? El primero que te nombró esa palabra cuando no sabías nada del tema y le contestaste: ¿Un qué?

Se llamaba Laura, y escribía mejor de lo que escriben muchos escritores con libros publicados. Su blog me enamoró, y el resto es historia.

2.-¿Qué es lo más raro que te han dicho en un comentario de una entrada?

Un tipo que decía nosequé sobre hacer cortes minúsculos pero que escocieran muchos en los ojos de los demás. 

3.-¿Qué bloguero ilustre, de esos que escriben genial y que tienen mogollón de seguidores y comentarios, te gustaría que entrara en tu blog para decirte: "Me encanta como escribes, me quedo"?

No conozco a ninguno, así que por mí como si leen el libro de Belén Esteban. Yo soy así, un alma libre. Y de verdad que no puedo decir ningún gurú del blogger. 

4.-¿Prefieres que los enlaces de un blog se abran en una ventana nueva o en la misma en la que estás?

TODOS los enlaces de internet deberían abrirse en nuevas pestañas. T-O-D-O-S

5.-Si te encontraras al iluminado de Blogger que se inventa todos esos cambios en la interfaz que hasta que te acostumbras son horribles e incomodísimos, ¿qué le dirías? ¿Darle una colleja para que espabile forma parte de tus planes? 

Ola k ase. Juega con blogs o k ase.

6.-¿Cuánto tiempo te cuesta escribir una entrada, de media? ¿Cuál es la que más has tardado en escribir desde que empezaste en esto?

Pues depende, pero unos 20 minutos. La que más he tardado ronda las dos horas y aún no la he publicado.

7.- ¿Cuál es el máximo de intentos que has tenido que hacer para dejar un comentario cuando la palabra de verificación no se entiende ni de coña? ¿Eres de los que insiste o a la segunda piensa: "oye, mira, que paso?

Soy de los que insiste. De hecho, cada vez que voy a publicar algo hago Ctrl+C, por si acaso.

8.-¿Qué es lo más te llama la atención la primera vez que conoces "virtualmente" un bloguero, su nick o su imagen de perfil?

Creo que la imagen.

9.-¿Cuántas veces han intentado ligar contigo a través del blog (ya sea en los comentarios o mandándote un correo?) ¡CONFIESA!

0. Soy sincero. 0 patatero. ¿A ti te ocurre mucho? O_o


10.-Twitter ha hecho desaparecer a muchos blogueros estupendísimos, que ahora prefieren dedicar su tiempo a escribir en 140 caracteres. ¿A quién echas de menos? ¿Qué bloguero te gustaría que volviera a la blogosfera activa?

Ninguno. Que les den, por ratas traidoras. 


11.-Estabas deseando llegar al final de esta tortura de preguntas, ¿verdad?

Admito que lo hubiera dejado en 10 preguntas

Y ahora me toca a mí preguntar.

1 ¿Llevas más de un blog? ¿Por?
2 ¿Desearías que la blogosfera estuviera más poblada y tener más seguidores, comentarios y actividad en general en tu blog?
3 ¿Tienes algún proyecto que tenga que ver con escribir fuera de internet, un libro por ejemplo?
4 Los post, ¿Con o sin foto? ¿Con o sin vídeo? Justifique su respuesta.
5 ¿Le das a las redes sociales? ¿Cuál?
6 ¿Porqué elegiste blogger como plataforma para tu blog?
7 ¿Cuál es tu libro preferido? Porque estoy dando por hecho que a todos los bloggers nos gusta la lectura en menor o mayor medida.
8 ¿Porque razón empezaste el blog? ¿Para desahogarte? ¿Para tener más en común con alguna persona? ¿Para qué, maldito? 
9 ¿Alguna persona a quien sigues y que le dejes comentarios pero nunca jamás se digne a entrar en tu blog y hacerte un poco más feliz? ¡Nómbrale y que caiga en la vergüenza y en la deshonra!
10 ¿Mides tu autoestima según tu número de seguidores en tus post o en cualquier red social?
11¿Crees que conseguirás que al menos una persona de las que nombres responda a este cuestionario? Yo no tengo muchas esperanzas, la verdad.

Y nombrar 11 bloggers. Lo voy a hacer, a pesar de que dudo mucho que nadie haga esto. Allá van 

Luis de Valero, Tara-chan, María Sanz, Lobo Longhi, Sopuntocom, Goethita, Nana, LaLolaCalamidades, Ti, Pilar y la Luna, Gwendala y no son 11, porque los otros blogs/bloggers que sigo si que tienen más de 100 seguidores o llevan mil años desactivados.


martes, 17 de diciembre de 2013

Este fin de semana estuve en la edición de este año del Expocómic de Madrid para hacer un nuevo vídeo. La verdad es que estoy orgullosos de como voy progresando con esto de la edición. La intro la he parido yo solito y me gusta bastante como ha quedado, aunque como todo, se puede mejorar.

De todos modos, no hay que apartarse de camino: me lo he pasado genial, la gente se ha portado estupendamente, y tengo un nuevo montaje en mi haber. ¡Espero que os guste!

Como siempre, más vídeos en https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso

PD: Speedygirl, pronto mantendré mi promesa de post. No me tengas muy en cuenta este del Expocómic, porfa.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Estuve en la firma de autores de la librería Delirio, a ver si lograba que Díaz Canales me firmase el último ejemplar de Blacksad, unos comics increíbles. Y bueno, como no puede ser de otra manera, mi cámara lo grabó todo. Y este ha sido el resultado.



Más videos en https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso

sábado, 23 de noviembre de 2013


¡Un nuevo video hecho por mí!

En esta ocasión Odin, mi Dios nórdico en miniatura, acecha un delicioso trozo de empanada con intenciones nada amistosas. ¿Conseguirá un pedazo?

Más en https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso

miércoles, 30 de octubre de 2013

Voy a explicar mi proyecto, que es bien sencillo.

Hace unos años me las apañé para conseguir pases de prensa para cierto evento mediante ardides y engaños. Soy el mal. Y los conseguí: 3 bonitas pulseras para entrar y salir del recinto y tener pequeños privilegios a la hora de entrevistas y cosas así.

Y pasaron los años.

Entonces un amigo hizo un video reportaje de un expomanga. Y me gustó, por lo que me compré una cámara, pirateé el Premiere CS6, y aprendí un poquito sobre montaje de video. Esto fue en marzo de este año.

Y un día en un bar, que es dónde surgen las mejores ideas, mi amigo mezcló ambos conceptos.

-¿Te imaginas que con el video reportaje que monté pidiéramos acreditaciones para el próximo expomanga mandándoles el video que ya he hecho y nos las volvieran a dar para que hagamos más montajes, pero esta vez de legal?

Pues bien, de darle vueltas al asunto nació El Siamés Ocioso. Una página de facebook dónde vamos subiendo nuestros video reportajes y cositas que hacemos, noticias, cosas divertidas, y Lolcats porque internet quiere gatos.

El fin de semana que viene es el Madrid Games Week, una convención de videojuegos a la que voy a asistir. Me gustaría conseguir acreditaciones, y voy a pedirlas este fin de semana. Sin embargo, debido a que apenas llevo 1 mes con el proyecto, aún es una página pequeña. Y me gustaría pediros, si es que alguien lee esto y le interesa lo más mínimo, que os pasaseis por mi página si tenéis un minutito. A ver qué os parece. Y ya si alguno se suscribe, entonces contraeré con esa persona una deuda que será pagada en cañas (hasta que contraiga cirrosis si hace falta) si algún día coincidimos en un bar.

https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso Os pongo hasta el Link por si sois vagos.

PD: Es muy triste pedir, pero más triste es robar.

domingo, 20 de octubre de 2013

Por fin he terminado de editar el video de mi viaje por Bielorrusia. Han sido un puñado de horas de trabajo y una barbaridad de metraje revisado, pero creo que el resultado final merece bastante la pena. Además le he puesto música de Iggy Pop, que siempre mola.
 
Si eres viajero merece la pena verlo para hacerte una idea general del lugar. Hay que destacar que es un país ex-soviético y aún profundamente inmerso en el comunismo. Todo pertenece al estado. Incluso tú, incauto lector. La mayoría del video transcurre en la ciudad de Minsk, capital de Bielorrusia. Y si te gustan los animales también he sacado un plano estupendo de una serpiente atacándome y de un avestruz bailando agradecida. ¡Disfrutadlo!

Mi página de caralibro: https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso

sábado, 19 de octubre de 2013



Todos tenemos problemas con los jefes. Es algo inevitable, ¿no? Siempre surgen pequeños conflictos derivados de cosas tan inalterables como falta de iniciativa (o demasiada), distintos criterios a la hora de hacer el trabajo, o que es un gilipollas de talla máxima. Ya sabéis, pequeños detalles.

Pues bien lo que me sucede a mí es, para explicarlo de algún modo, una falta total de empatía por mi parte hacia él: no soy jamás capaz de saber si está alegre, si está enfadado, si me está abroncando o si intenta bromear conmigo. Parece menos terrible de lo que es, pero vamos allá con una explicación sencilla.

-Mañana tienes que pasar el día con el autobús llevando a unos ciclistas, desde las 7 hasta las 16. Ahí tienes la ruta y la documentación. ¿Todo claro?

-Sí. ¿Podría usted encargar una bolsa de comida para mí y para mi compañera, ya que vamos a para todo el día fuera? (esto nos corresponde, no es una locura mía del momento)

-No.

-Pues vale.

Así que, como siempre hago lo que me da la gana, llamo yo mismo a cocina y encargo las dichosas bolsas de comida. Un lujo de bolsas, por cierto. Delicatesen provenientes de los países más exóticos y con más tradición culinaria. O sea, bocata chorizo, una manzana y un bizcochito

Total, que estando ya de servicio con los ciclistas, me llaman para informarme de que el viernes, un día  que yo había pedido libre, tengo que trabajar. Y un servicio de mierda, para más inri. 

Y cuándo llego con el autobús al curro, me cruzo con mi jefe que se me acerca, me saluda, y muy sonriente me dice:

-¿Qué tal el servicio? 

-Largo, pero muy bien.

Y mientras se va me dice desde la lejanía…

-¿Y qué tal estaba el bocata?

A ver, en serio. Analicémoslo: ¿Es ironía? Lo cual quizá demostraría que lo del viernes fue un castigo. ¿Es una broma para hacerme saber que él siempre se entera de todo? ¿Está alegre simplemente? ¿Le hace gracia que yo tenga mis propias iniciativas? ¿Le molesta que haya pedido un roñoso bocadillo que me correspondía? ¿Me odia porque cree que soy un listillo? 

¡Yo no puedo con esta angustia!

https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso

lunes, 14 de octubre de 2013

Se me va. Se me va del todo. Llevaba casi 4 meses sin actualizar, ya me vale. Y mis excusas de siempre, estudios, trabajo, las vacaciones, Bielorrusia, que si mi abuela fuma, lo de siempre.

 Y también "la gran excusa". Después de miles de años me he creado por fin una cuenta en facebook. Pero no un perfil personal, no. Una página para subir los videos que últimamente me ha dado por hacer. 

Y es que ni os imagináis lo reconfortante que me resulta el montaje de video: paso las horas viendo una y otra vez las mismas imágenes, intentado decidir de qué manera encajarían mejor con una u otra canción, intentando que tengan coherencia unas con otras, hasta que finalmente miro el reloj y han pasado dos horas y yo he avanzado 9 segundos en el video. Vamos, que un crak no soy. Pero me gusta, que es lo importante.

Os dejo el caralibro, por si os interesa. Igual alguien quiere seguirlo y ver mis videos. Ya sabéis, por si un día me vuelvo asquerosamente rico, no os vayáis a arrepentir de no seguirme desde los inicios.
https://www.facebook.com/ElSiamesOcioso

martes, 18 de junio de 2013

Cuando leáis esto posiblemente no os lo creeréis pero os prometo que es una historia real. El otro día recibí la carta más inquietante y misteriosa que jamás haya recibido. Veréis, la cosa es así: llego a casa de trabajar y encuentro en el buzón una carta en la que se lee en grandes letras azules puestas en sello la palabra “DEVUELTO”.

Lo natural cuándo hace 3000 años desde que mandaste la última carta de tu puño y letra es creer que el dichoso sobre ha ido a parar a tu buzón por error. Una fatalidad del destino, vaya. Pero… ¿Cuál es mi sorpresa al advertir que, efectivamente, mi casa es el remite del sobre?

Y no sólo eso: Yo le compré el piso a los hijos de unos fallecidos ancianitos que querían dividirse el dinero. Pues bien, no solo es mi dirección la que aparece, sino también el nombre de la difunta. Qué raro, ¿verdad?

Y para rematar el asunto, miro el sello. Y ahí está, matasellada para provocarme un infarto, la fecha de hace dos o tres días. Joder, recapacitemos. ¿Alguien ha usado la dirección y nombre de una difunta de hace 3 años para enviar un sobre hace unos días? Suena raro. ¿Quizá alguien que vivía con los viejecitos ahora es un sin techo que necesitaba enviar esa carta y puso en el remite la única dirección que se le ocurría? 

Total, que decidí esperar un par de días por si acaso alguien aparecía para reclamar la carta. Alguien que revelase por fin el misterioso asunto. Pero naturalmente, no apareció nadie. Y como la intriga me tenía fastidiado, abrí el sobre. Venga, haced vuestras apuestas. ¿Qué había dentro? Redoble de tambores para poner el ambiente a tono. Suene en vuestras cabezas la música de vuestra película de misterio preferida. Pues bien: el sobre contenía únicamente un  billete de lotería caducado hace 10 años.

Escalofriante, ¿verdad? Sobrecogedor. Estoy pensando en mandarle un email a Iker Jiménez para darle por fin una idea nueva para su programa que no haya sido masticada y pasada de vueltas ya mil veces. Ahora en serio, es inquietante y da un poquito de miedo. ¿Qué haríais vosotros? Que venga Holmes y lo vea, por Diox.

sábado, 8 de junio de 2013

Desde el amanecer de las eras los felinos han tenido un importante papel en ciertas sociedades humanas. Es bien sabido que ciertas culturas ancestrales los consideraban poco menos que divinidades y eran incluidos en numerosos ritos funerarios e investiduras de carácter político.

Criaturas ágiles, elegantes, silenciosas y habilidosas, implacables cazadores y ninjas por excelencia, el potencial de los gatos para los saltos es mundialmente conocido. Y para confirmar todo lo anteriormente dicho, muestro a continuación el que probablemente haya sido el salto más grácil y sutil de mi gato Mello. Sobrecogedor.

sábado, 18 de mayo de 2013

Sigo liado con la edición de video, que por cierto me está gustando mucho. De todos modos, qué más da. Con todos ustedes, mi última edición: un video resumen del Expomanga 2013 de Madrid. Efe, eres un vago y ya no vas.